Inicio Aprendizaje EDUCAR EN IGUALDAD EN LA ESCUELA INFANTIL

EDUCAR EN IGUALDAD EN LA ESCUELA INFANTIL

502
Compartir
Educar en igualdad en la escuela infantil desde el respeto. Foto: Shutterstock
Educar en igualdad en la escuela infantil desde el respeto. Foto: Shutterstock

Educar en igualdad es un objetivo a trabajar cada día en los centros educativos. Los alumnos aprenden por imitación, por ello la participación de las familias, educadores/as y compañeros/as es decisiva, ya que son los modelos básicos a imitar.

Durante los primeros años de vida se adquieren los roles de género. Por ello, es necesario iniciar una educación no sexista desde edades tempranas, promoviendo una serie de actividades donde participen activamente niños y niñas, evitando así estereotipos.

Con el objetivo conocer diferentes modelos de educación en igualdad, hemos entrevistado a varios profesionales del sector educativo.

Modelo positivo de relación

Esther Herranz Miranda, Directora de orientación del Colegio Alameda de Osuna, nos explica:

¿Cómo educáis en igualdad a vuestros alumnos/as?

El equipo educativo está muy sensibilizado y promueve la igualdad en todas las actividades realizadas en el colegio, desde la observación entre las relaciones entre niños y niñas en cada una de las etapas, la creación de equipos de trabajo mixtos y la distribución de responsabilidades y roles de manera independiente al género. El objetivo es que el alumnado interiorice un modelo positivo de relación de una manera natural, incorporando en su rutina diaria la experiencia vivida del buen trato.

¿Qué recursos educativos implantáis en el en las aulas?

En el Colegio Alameda de Osuna se ha incluido la igualdad de género y la inteligencia emocional de manera integrada en el proyecto educativo y la metodología utilizada. Así, dentro de las programaciones y competencias de las diferentes asignaturas, se promueven valores de respeto e igualdad de manera directa e indirecta en las actividades realizadas. Algunos ejemplos de ello son:

Diversidad de juegos y actividades en Educación Física en los que participa todo el alumnado. En el mes de junio se realiza una “liga deportiva interna”, que incluye fútbol, baloncesto y pádel, y en la que participan todos los equipos que lo deseen, formados indistintamente por niños y niñas, según sus preferencias.

Aprendizaje cooperativo y por proyectos. Un ejemplo de ello es el proyecto “Ecocasa”, en el que se forman equipos para diseñar y construir una pequeña casa ecológica y una vez terminado presentarlo a las familias y profesorado. En todos los proyectos se distribuyen las actividades para elaborar el trabajo de manera indiscriminada, de manera que tanto niños como niñas desarrollen todo tipo de tareas desmontando de esta manera estereotipos de género.

En el aula diariamente se utilizan recursos, modelos y ejemplos no sexistas, que fomenten el pensamiento crítico y la concienciación sobre las desigualdades.

A nivel extraescolar la oferta es amplia e incluye todo tipo de actividades, a las que cualquier niño o niña puede apuntarse, sin distinción, preferencia o discriminación por cuestión de género. Igualmente, todas las niñas pueden elegir si quieren acudir al colegio con falda o pantalón, ya que dentro de las opciones del uniforme existen ambas posibilidades.

¿Es una cuestión importante para las familias del centro? ¿Hacéis escuelas de padres para inculcar a los padres estos valores?

Desde el colegio percibimos que la educación en igualdad es importante para las familias, y, también, para todos los que formamos parte del contexto educativo. La educación es fundamental para provocar el cambio y esa es una de las razones por las que, en nuestro colegio, además de integrar la coeducación en nuestra rutina diaria, quisimos hacer algo especial, que llamara la atención de toda la comunidad educativa. Dentro de nuestro plan de convivencia, hemos preparado un programa de sensibilización que tendrá lugar durante todo el mes de marzo. A través de monólogos, análisis de cuentos, relatos y canciones, actividades y dinámicas en el aula, juegos y conferencias, haremos un análisis crítico de la desigualdad, desmontaremos estereotipos, romperemos prejuicios y trabajaremos para fomentar y reforzar valores de respeto e igualdad.

Respeto, cariño e igualdad

Para conocer cómo abordan este tema a edades tempranas hemos entrevistado a Leticia Rubio Sanchez-Vizcaíno, psicopedagoga  infantil y responsable de la actividad de juegos en familias con peques de 0 a 3 años – Gym&Play de la Escuela Infantil El Mundo de Mozart:

En primer lugar, en nuestra escuela, nos relacionamos bajo unos principios de respeto, cariño e igualdad. La frase, “los errores como oportunidades de aprendizaje”, nos sirve tanto a niños y niñas como a los adultos para aprender con el día a día.

Nuestro Proyecto Educativo incluye desde hace muchos años un importante programa específico, “Personal Skills”, en el que venimos trabajando la inteligencia emocional y determinadas habilidades como la autonomía, la asertividad y la empatía.

Nuestra metodología basada en las inteligencias múltiples es otro de nuestros pilares, entender cómo asimilan los conocimientos y aprendizajes cada alumno y alumna; que todos tengan la misma oportunidad de aprender de la manera que le resulta más fácil a cada uno, esto integrando con la disciplina positiva, es una herramienta para transmitir e involucrar tanto al equipo educativo como a los niños, niñas y familias en todo el proceso educativo.  Entendemos que cada familia es única y necesita una atención individualizada y respetuosa que les acompañe en el proceso de crianza.

¿El material educativo que se utiliza en el aula está orientado a tal cuestión?

El material es muy variado y con múltiples opciones para facilitar que cada niño y niña sea capaz de crecer a través del juego. Hay mucho “material desestructurado” que se pueda utilizar de diferentes formas desarrollando la creatividad de cada alumno y alumna; como por ejemplo cajas de cartón que se pueden usar de cunas, pero también pueden ser un garaje para los coches. Juegos simbólicos, donde se aprende a imitar, representar situaciones de la vida cotidiana y a resolver situaciones que se dan entre los hermanos/as o los compañeros/as. También utilizamos juegos de compartir y respetar turnos que nos sirven para aprender normas de convivencia y relación.

¿Los juguetes son unisex?

Sí, los juguetes que usamos en Mozart son “no-sexista”, cuidando la no-asignación de roles. Aquí no hay juguetes de niños o niñas, todos los juguetes son para todos y como parte del juego cada niño toma la decisión de “a qué juega  y cómo juega”. Entrar en Mozart es observar a toda una clase jugando con la pelota o jugando a representar las cosas que se hacen en una casa, todos/as planchan, cuidan a los bebés. En definitiva, todos y todas, somos peluqueros/as, arquitectos/as, amos/as de casa,  barrenderos/as, constructores/as, etc.

Disciplina positiva

Consultamos, también, a  Bibiana Infante, psicóloga,  entrenadora de Disciplina Positiva, y directora del Centro Integral Disciplina Positiva en Madrid.

¿La Disciplina Positiva abarca esta cuestión a la hora de abordar un posible conflicto de género en el aula?

La Disciplina Positiva es un programa para capacitar a los niños/as de las habilidades socio-emocionales que les van a ayudar a ser personas, responsables, respetuosas y cooperativas, en su entorno social. En el aula se trabaja con Disciplina Positiva como si fuese un antídoto para prevenir los conflictos en las relaciones entre iguales, que muchas veces se deben a la ausencia de habilidades como la empatía, la solidaridad, la cooperación y el sentimiento de pertenencia, (Alfred Adler), que son los componentes para un equilibrio social y bienestar emocional. Se trabaja mucho el respeto mutuo y las diferencias individuales.

Para finalizar, como directora de la escuela infantil El Mundo de Mozart.

mi compromiso con las familias es educar en positivo, educar en igualdad desde el respeto mutuo, desde el amor, siendo firmes pero amables a la vez. Sin utilizar premios ni castigos.  Aprendiendo con mis alumnos a la misma vez, de los errores, y, aprovechándolos como nuevas oportunidades de aprendizaje.

Denise Zarruk Vargas

Directora de: “El Mundo de Mozart”