Inicio BEBE Adaptación a la escuela infantil

Adaptación a la escuela infantil

64
Compartir

TIPS PARA UNA ADAPTACIÓN RESPETUOSA A LA ESCUELA INFANTIL.

Las familias y la escuela podemos colaborar con actitudes y comportamientos que ayudan a interiorizar el cambio en la vida del niño/a.

No podemos dejar de tener en cuenta las características de los pequeños/as (el ritmo de aceptación de las nuevas situaciones, el nivel de actividad, el umbral sensorial…), su edad y desarrollo evolutivo.

Desde las Escuelas Projardin antes de empezar el curso damos algunas recomendaciones a las familias para ayudar en estos primeros días:

  • El momento de la separación ha de ser afectuosa, breve y sin excesos. Podemos darle un beso y decirles: “pásatelo bien, después vengo a recogerte”. No debemos pretender que los primeros días se queden tan contentos. Un poquito de angustia de separación es normal. La educadora lo/la consolará y le dedicará un tiempo para que se tranquilice, después estará entretenido con las actividades que tienen organizadas en la escuela.
  • Introducir la nueva situación, si es posible, de forma gradual, con horarios más reducidos los primeros días hasta que los niños/as se familiaricen. Se deberá tener en cuenta las características individuales de los pequeños/as. Es decir, factores como su nivel de actividad, su temperamento o umbral sensorial.
  • Evitar los cambios durante el periodo de adaptación: cambios de alimentación, cambios en el sueño (pasar de la cuna a la cama…), separarse del chupete, quitar el pañal, etc. Se conseguirán todos estos hitos una vez superada la adaptación.
  • Traer de casa un muñeco u objeto que aprecie para facilitar la transición desde el ámbito familiar a la escuela, ya que le dará seguridad. Usar también el chupete los primeros días.
  • Durante el camino al centro podemos hablar de las cosas nuevas que va a hacer, de cómo se llama su educadora, de los objetos que lleva en su mochila…
  • ¡Cuidado con el reencuentro a la salida!, no transmitirles al niño/a angustias y pensamientos negativos que hemos tenido en las horas que ha estado en la escuela. Nos mostraremos cariñosos y confiados. Evitar los comentarios compadeciéndolos. Lo que sí haremos es reforzar las conductas adaptativas. Transmitirles que la asistencia a la escuela es una experiencia agradable e interesante.
  • No forzar la adaptación: Respetar y comprender el comportamiento y reacciones emocionales del niño/a en estos momentos.
  • Ser regular en la asistencia a la escuela.
  • Tener unas expectativas positivas tanto de los niños/as como de la escuela sobre el periodo de adaptación, ya que es transitorio estas manifestaciones.
  • Expresar dudas, preguntar, exponer lo que os preocupa… facilitar vuestra propia adaptación.

 

La labor de educar es conjunta (familia-escuela), y se basa en el conocimiento y la confianza.

María Carbajo Escuela infantil Projardín