Inicio Belleza En invierno, tu pelo pide hidratación

En invierno, tu pelo pide hidratación

332
Compartir
Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

 

El otoño y el invierno son dos estaciones en las que nuestro cabello sufre las consecuencias del mal tiempo, sobre todo del frío extremo, por tanto, hay que ofrecerle lo que necesita: mucha hidratación.

Todos los peluqueros ofrecen en estas fechas tratamientos de hidratación que permiten que la cabellera cobre una nueva vida y su aspecto sea totalmente sano y brillante, con esa aportación extra de hidratación que tanto necesitan.

La peluquera Diana Daureo cuenta con un tratamiento capilar de hidratación Coraza. Este, además de aportar la hidratación necesaria, sigue un protocolo que reconstruye el núcleo interior del cabello, por lo que reparará el daño producido por agente químicos y medioambientales.

Además, si el cabello tiene algún tipo de coloración, se le aportará lo esencial para que el color dure más y luzca más brillante.

Es importante que además de hidratar, se favorezca que el cabello retenga la humedad

Es tan importante que el cabello presente la humedad correcta que en el tratamiento de hidratación capilar Coraza de Diana Daureo, además de hidratar, el tratamiento también está diseñado para favorecer que el cabello retenga la humedad, creando una película entorno a la fibra capilar que actúa como una suerte de ‘coraza’ evitando que el agua se ‘de a la fuga’, Este fantástico efecto que tiene el tratamiento tendrá una duración de un mes.

Dale placer a tu cabello

Este tratamiento hidratante consta de un alto contenido en ingredientes humectantes (con un alto nivel de agua), combinados con otros como los aminoácidos destinados a sellar la cutícula y a conservar dicha agua en el interior del cabello. Tras hacer un lavado con un champú detoxificante o si el cabello lo precisa un tratamiento completo détox. Lo primero será aplicar la hidratación masajeando intensamente cada mechón hasta que el cabello quede completamente impregnado de producto.

Una vez hidratado, se cubre el cabello con una bolsa ad-hoc para propiciar un ‘efecto sauna’ a través del calor y así abrir la cutícula capilar, con el objetivo de que el cabello absorba todo el producto que precise.

Si el cabello no absorbe correctamente el producto, se abrirá la bolsa y se aplicará un extra de calor para abrir la cutícula y se repetirá el proceso. Se deja actuar entre unos 20 o 30 minutos y una vez transcurrido el tiempo de exposición se retira la bolsa y se deja unos minutos el cabello al aire para que se enfríe y a continuación se retira el producto sobrante. Después se aplican los sellantes que evitarán que el agua aportada ‘se escape’ del pelo.