Inicio Embarazo TRABAJO Y FAMILIA ¿SON COMPATIBLES?

TRABAJO Y FAMILIA ¿SON COMPATIBLES?

108
Compartir

Millones de personas en todo el mundo buscan una respuesta a la pregunta que hacemos. ¿Es posible para nosotras compatibilizar un trabajo cada vez más exigente y solicitado en tiempos de crisis con el cuidado diario de nuestros hijos? ¿Realmente existe en la vida real el mito de la superwoman? Muchas mujeres por lo menos los intentamos. Es un reto diario, que nos lleva al fin de semana con pocas ganas de afrontar nuevas aventuras. Pero realmente es posible superarlo si ponemos mucho de nuestra parte… y contamos con la colaboración de nuestra pareja y la satisfacción de ver a nuestro bebé. Compatibilizar vida familiar y laboral, no sólo para la mujer, sino también para el hombre, no es empresa fácil, qué va. Pero si todos pusiésemos algo de nuestra parte…

En primer lugar, actitud personal positiva. No nos vamos a rendir. Dediquemos todo nuestro esfuerzo mental y físico a superar la situación e intentemos buscar algunas pequeñas ‘alegrías’ en el día a día, que nos ayuden a ir superando las metas. Organización, gestión del tiempo de forma eficaz, incorporación a las nuevas tecnologías que pueden hacer más factible la inserción en el trabajo desde el hogar… Todo esto está muy bien sobre el papel, pero cuando surge cualquier problema, una enfermedad, un viaje o cualquier otra circunstancia adversa, es imprescindible priorizar y no agobiarse. Al final, seguro que iremos cumpliendo con los que nos proponemos.

Y buscar la colaboración de nuestra pareja. No es de recibo que en nuestro país todavía más del 60 por ciento de las mujeres realicen solas las tareas del hogar, la limpieza, la compra, la comida, el cuidado de los niños y mucho más. Con un poco de ayuda todo sería más fácil. No dudes en pedirla.

PRESENTISMO FRENTE A EFICACIA

Nieves Alarcón, vicepresidenta primera de la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles (ARHOE), ha destacado que “hablar de conciliación sin hablar de racionalización de horarios no tiene sentido”. El problema es que en una gran mayoría de las empresas españolas sigue predominando el presentismo sobre la eficiencia. Quedarse horas y horas, a veces haciendo recorridos por Internet, hasta que se vaya el jefe. Y así nos va, muchas horas trabajadas, escasa productividad y nula conciliación familiar.

SIEMPRE LAS MISMAS

Según un estudio sobre la Situación de la Conciliación en España, las reducciones de jornada, las bajas maternales de mayor duración y las excedencias por cuidado de un familiar son solicitadas por mujeres en más del 90 por ciento de los casos, lo que “supone un alejamiento de la mujer del mundo laboral, perjudicándola a nivel social y económico y propiciando una desigualdad frente al nivel adquisitivo del que disfruta el sexo masculino”, algo que ya el propio sistema fomenta. Hay una enorme brecha entre el salario del hombre y el de la mujer, un problema cuya denuncia llegó incluso hasta la última gala de los Oscar, donde se reivindicó la total igualdad en todos los aspectos laborales y culturales.