Inicio Aprendizaje ¿Te apuntas al ‘baby sign’?

¿Te apuntas al ‘baby sign’?

57
Compartir
Los signos simplifican la comunicación con el bebé.
Los signos simplifican la comunicación con el bebé. (Foto: Shuttestock)

 

¿Te imaginas que tu bebé es capaz de decirte lo que quiere o necesita sin necesidad de jugar a las adivinanzas? El lenguaje de los signos para bebés es una herramienta que pueden aprender a utilizar los padres (cuidadores, educadores…) con sus bebés para facilitar la comunicación a partir de los 6 meses. 

A esta edad, los bebés empiezan a dominar el uso de sus manos, usándolas para comunicar sus deseos, necesidades o simplemente para conversar. Por ejemplo, nos piden “aupa” levantando las manos para que les cojamos en brazos, “adiós” moviendo la mano…

Cuando tu bebé llora tratas de averiguar por qué, pero como no puede decírtelo, tienes que usar el método de ensayo y error. El lenguaje de signos te ayuda a comunicarte con tu bebé de una manera distinta, aprovechando las nuevas habilidades que está desarrollando el peque.

Un estudio de los ochenta

El Lenguaje de Signos para bebés surgió en Estados Unidos, en los años ochenta gracias al trabajo del doctor Joseph García y dos profesoras, Linda Acredolo y Susan Goodwyn. El doctor García, especialista en Desarrollo Infantil, observó que los bebés de padres sordos podían comunicarse más fácilmente que los bebés de padres oyentes. De hecho, alrededor de los nueve meses, estos bebés ya eran usuarios avanzados de la lengua de señas, mientras que otros bebés de padres oyentes no podían expresarse a esta edad.

También reparó en que los bebés de padres sordomudos aparentaban ser menos exigentes ya que podían expresarse mejor. Y, de esta manera, surgió la iniciativa del doctor Joseph García de estudiar cómo podría beneficiar la Lengua de Signos a padres oyentes. Su investigación con diecisiete familias reveló que los bebés oyentes podían aprender a signar muy fácilmente, ya que los bebés desarrollan pronto el manejo de sus manos. Así es como surgió el Baby Signs o Signos para Bebés.

Signos intuitivos

El doctor García publicó su investigación en 1987 y posteriormente escribió el libro La Guía Completa del Baby Signing. A partir de ahí, se intenta “modelar” signos para los bebés y que éstos sepan salvaguardar los problemas de comunicación por sí mismos. El doctor García ha desarrollado un método basado en la realización de signos intuitivos.

¿Si mi bebé aprende los signos, dejará de aprender a hablar? ¡Para nada! Un estudio realizado por Acredolo y Goodwin en la Universidad de California y becado por el Instituto Nacional de la Salud demuestra justamente lo contrario. Los signos para bebés facilitan la adquisición del lenguaje oral. Al comparar a niños que habían utilizado signos con niños que no los usan, se descubrió que los niños que usaban éstos obtenían mejor calificación en los exámenes de comprensión y expresión lingüística.

A partir de los 6 meses vas a poder comunicarte con tu bebé aprovechando las nuevas habilidades que tiene

Así empiezan a signar

Los bebés pueden empezar a signar a partir de que se sienten solos y sean capaces de usar los brazos. Aunque eso depende mucho de cada bebé, ya que cada uno es un mundo. Algunos tendrán más ganas de comunicarse que otros (algunos bebés prefieren escalar el sofá y otros prefieren leer libros) o quizá un desarrollo de habilidades relacionadas superior (por ejemplo, la memoria, la imitación, la atención). Pero también depende de la constancia con la que los padres signan a sus bebés. Recuerda que el bebé no estará capacitado para responder hasta los 6/8 meses, así que si empiezas muy pronto tu bebé no podrá responderte aún. Pero una vez que haga sus primeros signos, los demás vendrán rodados.

Ventajas de los signos

Signar es gratificante porque simplifica la comunicación y facilita un entendimiento con tu bebé, a la vez que proporcionas un estímulo nuevo para el desarrollo físico y mental.

  • Es ¡divertido!
    Reduce la frustración de todos.
  • Favorece el desarrollo del habla.
    Desarrolla su personalidad.
  • Le enseña a gesticular.
  • Propicia la lectura.
  • Aumenta los niveles de concentración.
  • Fortalece las habilidades verbales.
  • Desarrolla la autoestima del bebé.
  • Promueve el vocabulario.
  • Reduce las pataletas por falta de entendimiento.
  • Despierta la conciencia de las necesidades.

Y sobre todo…

  • Reduce el estrés
  • Desarrolla la Inteligencia
  • Fomenta un mayor vínculo

María Algueró. www.atencionycuidadosdelbebe.com