Inicio BEBE TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

TDAH, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

93
Compartir
El cuidado de un niño TDAH puede ser un reto para la familia.
El cuidado de un niño TDAH puede ser un reto para la familia. (Foto Shutterstock)

 

TDAH son las siglas de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia. Y se encuentra entre la multitud de siglas que preocupan a los padres. Para que nos explique qué es y en qué consiste, hemos entrevistado a Ana Roa.

Ana Roa García es pedagoga, profesora en educación infantil, terapeuta familiar, experta en análisis transacional y posgrado en especialización TDAH y autora de varios libros.

Ana, ¿qué es, y en qué consisten sus síntomas?

Siguiendo al Dr. Russell A. Barkley el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es el término actualmente utilizado para un trastorno específico del desarrollo que padecen tanto niños como adultos y que implica un déficit en la inhibición conductual, atención sostenida y resistencia a la distracción, así como en la propia regulación del nivel de actividad ante las exigencias de una situación (hiperactividad o inquietud).

Entre sus síntomas nos encontramos con:

  • Deterioro de inhibición de respuesta, de control de impulsos y de la capacidad de demorar la gratificación.
  • Exceso de actividad irrelevante para la tarea o actividad mal regulada ante las exigencias de una situación.
  • Escasa atención sostenida o persistencia del esfuerzo para realizar tareas.

Según algunos estudios, los niños prematuros tienen mayor riesgo de desarrollar este tipo de trastorno

Un reto para la familia

¿Cómo puede afectar a la vida familiar?

El cuidado de un niño o una niña TDA- TDAH, puede ser un reto para toda la familia. Los padres y los hermanos se encuentran afectados por el comportamiento de su propio hijo y por las respuestas que reciben de otras personas ante esta problemática. Lidiar con el TDA o TDAH puede conducir a un estrés de pareja o matrimonio, por lo que es conveniente consultar a un especialista si la situación comienza a complicarse.

Se dice que, dentro de los síntomas que se pueden dar, la falta de atención prevalece en niñas, ¿Afecta más a niños o a niñas en general o es indistinto?

Tal y como se recoge en el estudio Biederman et al (2002), según la Fundación CADAH, encontramos la siguiente frecuencia en porcentajes de los subtipos de TDAH según géneros:

  • El subtipo combinado se presentaba más frecuente en niños que en niñas (80% frente al 65%, respectivamente).
  • El subtipo inatento era más frecuente en niñas que en niños (30% frente al 16%, respectivamente).
  • El subtipo hiperactivo- impulsivo, siendo el menos frecuente de los tres, se encontraba tanto en las niñas (5%) como en los niños (4%).

Y que los niños prematuros tienen mayor riesgo de desarrollarlo ¿hay grupos de riesgo?

Las regiones cerebrales son más susceptibles de ser dañadas en los niños prematuros. En algunos casos encontramos dificultades a nivel cognitivo y/o emocional, acompañados de un déficit en las funciones ejecutivas.

Citamos algunos datos relacionados con los grupos de riesgo:

  • Los prematuros nacidos entre las semanas 35-36 tienen un 20-30 % probabilidades más de tener TDAH que los nacidos a término.
  • Se dobla el riesgo de TDAH entre los nacidos en las semanas 23-28.
  • La mitad de los bebés prematuros con peso al nacer inferior a 1000 gramos padece TDAH, bajando a un 20 % de los que pesaron entre 1 y 1.5 kilos. (*)

(*) Fuente: http://www.tdahytu.es/

Hay que ocuparse, no preocuparse

Un estudio reciente sugiere que la prevalencia en España es de 6,8%, por encima de la media europea que es del 5% ¿debemos preocuparnos?

Debemos “ocuparnos” más que preocuparnos. Las generaciones actuales son generaciones multitasking y debemos ser conscientes de sus necesidades.

“Es necesaria una detección temprana para evitar el abandono de los estudios a medida que van avanzando en los ciclos educativos” Ana Roa

¿El TDAH se hereda?

Las investigaciones más recientes confirman que niños cuyos padres sufren TDAH tienen más riesgo, efectivamente puede ser hereditario. No obstante, también es importante revisar factores ambientales

¿Los niños con TDAH tienen añadido otros trastornos del aprendizaje?

Suelen presentar dificultades en el aprendizaje por las características del TDAH en sí (impulsividad, inatención, falta de organización…). Es necesaria una detección temprana para evitar el abandono de los estudios a medida que van avanzando en los ciclos educativos. El trabajo lecto-escritor puede verse afectado y también las matemáticas.

Atención a los síntomas

Si bien es cierto que el TDAH no se suele diagnosticar hasta los 6 años, coincidiendo con el inicio de la educación primaria, ¿es posible, en la etapa de escuela infantil (0-3), reconocer algún síntoma que nos pueda alertar?, ¿se puede sospechar algo?

Existen algunos síntomas que nos van situando:

  • Excesiva actividad motora
  • Poca atención
  • Dificultades para el seguimiento de normas básicas
  • Labilidad emocional
  • Inadaptación a determinados ambientes que implican cambios
  • Poca previsión en las consecuencias de sus actos

Los padres y educadores ¿qué pueden hacer ante unos síntomas sospechosos?

Consultar a un especialista describiendo los comportamientos de su hijo/a para saber si pueden aplicar estrategias diferentes a las que utilizan habitualmente, posteriormente hacer un seguimiento de los resultados con ayuda del profesional.

¿Planificando una intervención educativa, se puede paliar la repercusión de la TDAH?

Ante un diagnóstico de TDAH es recomendable una intervención multimodal: Familia, psicólogos, psicopedagogos, médicos, orientadores y profesores.  Todos trabajarán de manera coordinada.

La psicoeducación destinada a las familias es prioritaria, el manejo correcto de la situación en el hogar ayudará a la estabilidad emocional de todos los miembros.