Inicio Aprendizaje ¿Por qué pegan los niños?

¿Por qué pegan los niños?

54
Compartir
Cuando el niño pega hay que actuar con rapidez. Foto: Shutterstock
Cuando el niño pega hay que actuar con rapidez. Foto: Shutterstock

¿Tu hijo pega? ¿quieres eliminar ese comportamiento y no sabes cómo? La educación emocional y la disciplina positiva pueden ayudarnos. Para que sepas cómo actuar la psicóloga infantil Laia del Riu nos señala el camino a seguir para conseguir resultados satisfactorios.

Una vez más, como en tantas otras cuestiones que tienen que ver con la educación de los niños, estamos frente a la certeza de que los tres primeros años de vida son cruciales. Los límites, durante esta etapa, resultan ser de vital importancia. Es durante este período que el pequeño aprende ciertos patrones de conducta y comienza el momento de asumir determinados comportamientos y formas de trabajo.

Es muy importante estar alerta a los síntomas tempranos y no dejar de mostrar nuestra autoridad con respeto y seguridad. Podemos decir que los peques empiezan a:

-Tener conciencia de las cosas, de las consecuencias de sus acciones y sentimientos de culpa.

– Entender y saber lo que es la empatía (ayudar a los demás y saberse poner en su sitio).

– Tolerancia a la frustración (entender el no y comprender que a veces las cosas no son como ellos quieren).

Límites familiares y sociales

Nos podemos encontrar con los límites de la familia (que nos enseñaron nuestros padres) y los límites sociales (aquellos que la sociedad y los otros nos marcan).

Podríamos decir también que, antes de juzgar y actuar, según de qué modo, sería importante ver, detectar y actuar dependiendo de si los límites vienen por alguna carencia educativa o por rasgos de personalidad psicopática (fuerte inestabilidad emocional, falta de conciencia, falta de empatía y ausencia de culpa).

También son de vital importancia factores como la edad y el contexto donde tienen lugar los acontecimientos cuando los niños pegan. No olvidemos que el comportamiento agresivo en los niños es parte del desarrollo normal; todavía están desarrollando el lenguaje; a veces quieren ser “independientes” y les cuesta controlar sus impulsos. Por lo tanto, en esta edad puede llegar a ser bastante normal manifestar algún tipo de agresividad. También, a los 11, 12 años (pre-adolescencia) vuelve a reaparecer con fuerza esta agresividad.

Es importante actuar y no dejar pasar como inadvertidos ciertos comportamientos inadecuados

Crecimiento y socialización

Nos ayudará mucho tener presente y entender este comportamiento como parte necesaria del crecimiento y una parte fundamental del proceso de socialización. Sin embargo, es importante actuar y no dejar pasar como inadvertidos ciertos comportamientos inadecuados. A menudo nos podemos encontrar con niños que han ganado un especial “poder”, que les otorga cierta potestad para “golpear” a todo aquel que se les pone por delante… Y entonces estos niños pegan.

La educación emocional y la disciplina positiva nos pueden dar herramientas sobre cómo actuar con firmeza y autoridad, al igual que con afecto y empatía.

Cuando tiene lugar un comportamiento inadecuado hay que hacerle saber que eso no es correcto, que puede herir a otra persona

¿Cómo actuar cuando los niños pegan?

Nuestra experiencia nos dice que es importante actuar rápidamente. Cuando tiene lugar un comportamiento inadecuado, como un golpe, tirar del pelo, morder, etcétera. Hay que hacerle saber que eso no es correcto; que puede herir a otra persona, y tenemos que empezar a trabajar para que no se vuelva a repetir.

Enséñales las consecuencias de sus acciones (“si haces daño a tus compañeros o a mami, o a tu hermanito, perderás tus privilegios…”)

-Prueba y trata de no ponerte nervioso (MANTENER LA CALMA) y NO GRITAR. Queremos que se dé cuenta de que esa actuación no nos ha gustado y no estamos de acuerdo con lo que ha hecho.

-De importancia crucial es ser consecuentes y no caer en el abandono ni en el olvido. Ayuda mucho actuar de la misma manera siempre; en situaciones públicas debemos procurar que no nos gane la vergüenza. Al final, si

estamos trabajando en algunos aspectos, tenemos que ser coherentes y tienen que ver lo que está mal hecho, sea donde sea, y en el contexto que sea; porque si ve las debilidades, se aprovechará.

  • Vale la pena enseñarle ALTERNATIVAS. Le podemos comentar que entendemos que está enfadado, pero que puede probar hacer las cosas de otra manera; y seguro que ¡así saldrán mejor!
  • Enseñarle a DISCULPARSE y PEDIR PERDÓN. Es importante que entienda que, si hace daño o hiere a alguien, tiene que pedir disculpas, y entender que eso no es un buen comportamiento.
  • De la misma manera; si tiene un buen comportamiento y lo ha hecho bien, lo ALABAREMOS y le mostraremos nuestra satisfacción.
  • Es importante prestar atención a los programas de televisión, videojuegos, etcétera. Cuando los niños pegan, en nuestras manos está elegir el contenido de lo que miran. A menudo son dibujos violentos, amenazas, golpes, empujones… Una buena opción podría ser mirar con ellos la televisión de forma educativa y no dejarlos “aparcados” allí; Si no, corremos el riesgo de que se cree su mundo de fantasía y se aísle de las actividades en familia; y cada vez tenga pensamientos más fantásticos e irreales.

No dejes de trabajar el autocontrol

Otro aspecto que es de gran importancia y que es necesario empezar a trabajar desde pequeños, es el AUTOCONTROL; tanto hacia ellos mismos como hacia los demás. Su impulsividad les puede conducir a tener actuaciones poco correctas o muy espontáneas (eso es normal). Somos los adultos los que debemos encontrar el equilibrio y criterio para tolerar o no tolerar según qué comportamientos. No debemos olvidarnos de DAR EJEMPLO con nuestros actos. Somos el espejo donde ellos se miran y somos responsables de nuestras propias actuaciones.

Debemos vigilar qué tipo de programas o juegos ve y no dejarlos “aparcados” frente al televisor

Autonomía y responsabilidad

Cuanto antes se empieza a trabajar la autonomía y responsabilidad, las cosas funcionan mucho mejor después. Es muy importante crear un vínculo y el respeto que se establece durante los primeros años.

Cuando hablamos de responsabilidad, nos referimos a la responsabilidad con:

-él mismo

-otros

-familia

-contexto escolar

-contexto social

Laia del Riu. Psicóloga infantil. Bloguera y propietaria de la escuela infantil Dintel