Inicio Cuidados PASOS PREVIOS AL CONTROL DE ESFÍNTERES

PASOS PREVIOS AL CONTROL DE ESFÍNTERES

185
Compartir

Preparándonos para ser mayores

Un paso muy importante en el desarrollo madurativo de los niños es el control de esfínteres. Conseguir este control supone un proceso complejo que necesita de una maduración psicológica, física y emocional.

 

Aunque se disponga de ciertas referencias, el tiempo que necesita cada niño/a en este proceso madurativo es personal y para que el resultado final sea satisfactorio para el niño, es muy importante respetar sus tiempos.

Ser capaz de controlar el pis y la caca conlleva un aprendizaje al igual que para aprender a andar o hablar. Si para poder andar hemos pasado previamente por otros pasos (reptar, gatear, desplazarnos apoyados en los muebles…), lo mismo ocurre en este proceso, necesitamos unos pasos previos.

Fases del proceso:

  1. Aprendizaje: Se inicia en torno a los 15 meses, realizando juegos y ejercicios que les preparan para ello y les proporcionaran una mayor seguridad.
  2. Abandono del pañal.

En esta ocasión nos centraremos en cómo facilitar al pequeño/a la fase de aprendizaje con algunos consejos que puedes seguir.

En resumen, la realización de estos ejercicios es muy importante para que el niño pase bien preparado a la segunda fase del proceso: retirada del pañal.

¿Qué juegos podéis hacer para facilitar este paso?

  • Ejercicios de control corporal, subir y bajar escaleras, ponerse en cuclillas y jugar un tiempo en esa posición.
  • Exploración de su cuerpo a través de los sentidos: tocaremos distintas texturas, nos mancharemos las manos con pintura de dedos, manipularemos plastilina o cualquier masa hecha, por ejemplo, con harina o maicena y agua.
  • A nivel cognitivo hacer juegos que impliquen referencias espaciales relacionadas con su cuerpo delante-detrás, arriba-abajo, salir-entrar, grande-pequeño.
  • Decirles ordenes sencillas y que las realicen (ej: dame la pelota, ve a la habitación).
  • Esquema corporal: nombrar y que señale las partes de su cuerpo.
  • A nivel de lenguaje no es necesario que hable, pero sí debemos ir nombrándole las palabras más importantes relacionadas con el control de esfínteres (pis, caca, orinal, pañal, wáter, papel…).
  • Es importante que vayan viendo cómo sus papás o hermanitos van al baño, para que vayan mostrando interés por el proceso.
  • Realizar actividades de juego simbólico, jugar a los bebés, sentarles en el orinal.
  • Lectura de cuentos con esta temática como: “El libro de los culitos”, “¡Adiós, pañal!”, “¿Puedo mirar tu pañal?”, “¿y después de los pañales?” y “Todos hacemos pipi”, etc.

 

Leticia Rubio Sanchez-Vizcaino. Col. Nº44.691.

Departamento Psicopedagógico Escuela Infantil “El Mundo de Mozart”