Inicio Aprendizaje ¿Es tu hijo superdotado?

¿Es tu hijo superdotado?

205
Compartir
Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Ciertos niños demuestran un talento especial y fuera de lo común a edades muy tempranas… Otros parecen desmotivados y excesivamente dispersos, distraídos… ¿Podrían ser superdotados?  

En muchas ocasiones nos surgen dudas cuando nos damos cuenta de que nuestro hijo aprende a leer mucho antes de la edad que correspondería o mantiene conversaciones demasiado “adultas” … Estos hechos no siempre tienen que ver con inteligencias por encima de la media en diferentes áreas, no obstante, nos preguntamos… ¿tendremos en nuestro hogar a un superdotado?

Los padres somos excelentes identificadores de nuestros propios hijos superdotados ya que en el 70% de los casos la selección hecha es correcta. Usamos el método de observación comparativo y advertimos aptitudes que poseen y nos llaman mucho la atención.

Es muy importante que el niño marque su propio ritmo de aprendizaje

Observa si:

— La atención y la memoria están muy desarrolladas

— El rico lenguaje expresivo y comprensivo en el día a día (un rasgo particularmente importante de sobredotación)

— Está presente el aprendizaje rápido de conceptos nuevos

— Surge el interés por conocer nuevas cosas haciendo muchas preguntas

— Aparece la lectura temprana

— Desarrolla la intensa inventiva y capacidad creativa

— Expresa una alta sensibilidad emocional

¿Cómo detectarlo?

Pueden ayudarte una serie de indicadores:
  • Comprende conceptos nuevos en las primeras etapas de su crecimiento. Un aprendizaje precoz de la lectura, gran facilidad para la lógica y el razonamiento numérico
  • Tiene una autoestima no demasiado alta con poca resistencia a la frustración y aparecen problemas de comportamiento en el colegio y en casa. Es altamente sensible.
  • Explora objetos con mucha curiosidad para entender su funcionamiento. Piensa muy rápido, relaciona conocimientos muy deprisa.
  • Su vocabulario es muy rico y variado, llama la atención por sus expresiones
  • En el cole se aburre, suele estar “en su mundo” y desde allí nos dicen que puede que tenga cierto déficit de atención…
  • Le gustan los temas concretos, hace muchas preguntas y es muy imaginativo
  • Le gusta estar con chicos mayores y posee un sentido de la justicia muy desarrollado para su edad
  • Es autoexigente y muy perfeccionista en sus tareas
 ¿Qué hacer?
Si tenemos sospecha es importante no demorarlo más e informarnos, luego decidiremos si queremos intervenir… En cualquier caso, es conveniente consultar a un profesional, un experto en altas capacidades que nos oriente y además comunicarlo al colegio para contrastar opiniones. De manera coordinada se pueden dar respuesta a las necesidades específicas del niño en el centro educativo y en el hogar familiar.

No deja de ser un niño para determinadas situaciones relacionadas con el afecto y el sentimiento, aunque su razonamiento sea superior

¿Cómo tratarlo?
Es muy importante que el niño marque su propio ritmo de aprendizaje, no debemos frenarlos ni forzarlos desterrando también cualquier estereotipo, falsa creencia o mito como ser los primeros de la clase, no gustarles hacer deporte…  Es necesario que nos formemos en la materia.
Su comportamiento puede que no sea propio de un niño de su edad ya que su desarrollo en muy rápido… pero cuidado con sus emociones, quizá el razonamiento es muy superior pero no deja de ser un niño para determinadas situaciones relacionadas con el afecto y el sentimiento.

 

Ana Roa, pedagoga, psicopedagoga y fundadora de Roaeducación

www.roaeducacion.com

https://roaeducacion.wordpress.com/

 

Nuevo libro de Ana Roa, "Altas capacidades. Educando para el éxito".
Nuevo libro de Ana Roa, “Altas capacidades. Educando para el éxito”.

Altas capacidades. Educando para él éxito

La autora de este artículo es coautora, junto a Cristóbal Calderón Machuca del libro titulado “Altas Capacidades. Educando para el éxito”, de la Editorial La Muralla, colección Aula Abierta, que ha visto la luz recientemente y que constituye un verdadero manual para aquellos padres que sientan que tienen en casa un niño con altas capacidades.