Inicio Salud ¿CONOCES TU SUELO PÉLVICO?

¿CONOCES TU SUELO PÉLVICO?

121
Compartir

A pesar de que son muchas las mujeres que durante su embarazo y después del mismo acuden a un especialista en suelo pélvico, lo cierto es que aún son un tanto por ciento muy escaso. Teniendo en cuenta los beneficios que ocasiona el trabajo de esta zona, con este artículo vas a entender un poco mejor qué ocurre en tu organismo y cómo paliar esos síntomas que empiezas a notar.

 

En este artículo nos vamos a centrar sobre las lesiones que afectan al aparato genitourinario y su relación con el suelo pélvico, a esta parte de la medicina se la denomina Pelviperineologia. Desde hace prácticamente 20 años en España se ha empezado a trabajar el suelo pélvico en mujeres tanto antes como después del embarazo, mejorando las lesiones que se producían. Pero todavía son muchas las mujeres que no acuden a un servicio de rehabilitación para cuidar esta zona de posibles riesgos.

UN POCO DE ANATOMÍA Y BIOMECÁNIA

En primer lugar os queremos explicar un poco de anatomía y biomecánica para que entendáis más las lesiones posteriormente.

La cavidad abdominal, si la entendiéramos como un cubo, en la parte anterior y laterales se encontrarían los abdominales (recto anterior y oblicuos) y más profundamente, el musculo transverso del abdomen, lo que denominamos la faja natural que estabiliza y protege nuestra columna. En la cara superior de este cubo se encuentra El Diafragma, estructura que separa la cavidad torácica de la abdominal. Este diafragma tiene que ser flexible para poder transferir las presiones y dejar que los pulmones de expandan. Por la parte posterior del cubo se encuentra el cuadrado lumbar y por la parte inferior, se encarga de cerrar esta cavidad, el suelo pélvico. Que es un grupo de músculos que se extienden desde el sacro al pubis y  comprende el esfínter del ano, de la uretra y la vagina en el caso de la mujer.

POSIBLES LESIONES

Para explicaros las posibles lesiones nos vamos a centrar en la mujer, ya que debido a que nuestro suelo pélvico queda abierto en la vagina, las mujeres vamos a tener muchos problemas que afectan a la esfera genitourinaria

En la actualidad son muchas las lesiones que afectan a la mujer en esta área. Debido a nuestra cultura, no le hemos dado importancia por considerar que son síntomas que ya han padecido nuestros antepasados a los cuales no se les puso solución y por ello no creemos que tengan cura.

Este es el caso de la incontinencia urinaria, enfermedad que afecta al 19 % de las mujeres entre 19 y 44 años, al 25 % entre 45 y 64 años, y 30 % en las mujeres mayores de 65años.

La incontinencia urinaria es la incapacidad de aguantar o urgencia en la expulsión de la orina. Existen varios tipos de incontinencia. No queriendo marearos con la explicación de todos los tipos, os explico que una de las causas más importantes de la incontinencia es la debilidad o hipotonía del suelo pélvico. Pero efectivamente existen otras causas, por eso siempre habrá que acudir a un especialista para diagnosticar cada situación.

EL PROBLEMA DE LA ORINA

 El suelo pélvico forma el esfínter voluntario de la uretra. Este, se acciona voluntariamente cuando quieres detener la micción o ante situaciones de esfuerzo en las que aumenta la presión intraabdominal y se necesita cerrar el esfínter con más fuerza. Por lo que si hacemos algún esfuerzo (ej: coger algún peso, toser o estornudar) y nuestro suelo pélvico está debilitado, no seremos capaces de cerrar el esfínter, por lo que la orina se perderá (Esto es a lo que se la llama Incontinencia de Esfuerzo)

La debilidad del suelo pélvico también influye sobre la actividad de la pared de la vejiga. Cuando contraemos el suelo pélvico, la pared de la vejiga se relaja. Por lo que si tenemos un suelo pélvico débil y con dificultad para contraerse, tendremos una vejiga nerviosa, su pared tendera a contraerse, por lo que se perderá orina (Incontinencia de Urgencia).

Existen otras causas de incontinencia como debido a la afectación nerviosa (N Pudendo), o por aguantar mucho las ganas de ir al baño (Incontinencia por rebosamiento), donde la pared de la vejiga por un sobre estiramiento, se daña, y perderá la capacidad de contraerse al orinar por lo que se notara perdida de orina por goteo.

MÁS PROBLEMAS

Otra lesión importante a este nivel es el Prolapso, que es la salida de las vísceras a través de la vagina. Hay varios tipos; de vejiga (cistocele), útero (histerocele), recto (colpocele) e incluso asas intestinales. También producido por la debilidad del suelo pélvico. Los síntomas de un prolapso son pesadez bulbar, dificultades miccionales o anales, incontinencia, presencia de algún bulto en la vagina, infecciones o molestias en las relaciones sexuales.  La prevalencia del prolapso en casos leves es de un 94% de las mujeres.

Los factores de riesgo del Prolapso son de tipo adquirido,  tales como la edad, el estreñimiento, el sobrepeso, el parto, deportes de impacto, embarazo, actividades profesionales que impliquen estar de pie mucho tiempo o menopausia…. como los factores de tipo congénito como el  tono muscular, calidad del tejido, raza, etc

DEBES CUIDARTE

Recordamos que la mujer debido a su morfología tiene un riesgo mayor de padecer estas lesiones, y que unido a los embarazos, partos, deporte, actividad laboral, ciclo hormonal, etc. los riesgos van aumentando. Por lo que no dejéis de cuidaros el suelo pélvico durante toda vuestra vida. Así que acudir a un servicio especializado en ginecología, obstetricia y pelviperineologia para que os evalúen y os traten cualquier debilidad o hipertonía del suelo pélvico, porque eso hará mejorar vuestra calidad de vida.

Estas son algunas de las lesiones que pueden aparecer con un suelo pélvico debilitado, pero también existen enfermedades que se dan por la causa contraria, encontrarnos con un suelo pélvico hipertónico o contracturado.

  • Desgarro: rotura del suelo pélvico durante el expulsivo del parto, este musculo hay que trabajarlo antes del parto para asegurarnos que tiene la flexibilidad suficiente para no romperse en el momento que salga la cabeza del bebe.
  • Dolor durante las relaciones sexuales: Otra de las causas de dolor durante las relaciones sexuales es tener un suelo pélvico hipertónico, en este caso la vagina estará cerrada por lo que será muy difícil la penetración. Las causas de esta

 

Texto: Isabel Lázaro. Fisioterapeuta, especialista Área Suelo Pélvico.

Clínica Maisha. Paseo Imperial 4, Madrid. 91 023 13 68 www.fisiomaisha.com / https://www.facebook.com/fisiomaisha.es

Foto: Shutterstock