CÓMO AFECTA LA ANSIEDAD A LA FERTILIDAD

    208
    Compartir
    shutterstock 203695261

    Concebir un hijo es uno de los procesos emocionales de la pareja más intensos. La ilusión y la incertidumbre de un cambio en la relación de la pareja y del entorno, hace mella cuando tras intentarlo una y otra vez no se consigue lo que tanto se busca. La pareja está sometida cada vez más a una fuerte presión que puede llevarles a un estado de ansiedad. ¿Cómo les puede afectar esta situación?

    Es la pregunta del millón, porque lo cierto es que no está del todo probado científicamente, pero sí hay estudios que muestran que un alto nivel de ansiedad puede repercutir negativamente, no sólo en la salud reproductiva de la mujer, sino también en la calidad del semen del hombre.

    La ansiedad es una respuesta a una situación que se percibe como amenazante, lo que provoca que las parejas se sientan indefensas cuando tras intentar concebir ven que no lo consiguen. Comienza la preocupación, los miedos, etc. La situación les afecta tanto que hasta la relación de pareja parece que se tambalea. Esa tendencia a ver todo negro lleva directamente a una situación de estrés.

     

    Con esa sensación de angustia la pareja opta por recurrir a un tratamiento hormonal. En esta situación sí que hay casuística estudiada y lo cierto es que han desvelado que un gran número de mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad sufren ansiedad, nada extraño si se sabe que todos los estados emocionales están modulados en parte por el sistema neurohormonal.

    Un estudio publicado en “Human Reproduction”, en el que participaron ciento catorce españolas que no podían concebir reflejaba que estas mujeres sentían mucha preocupación, vergüenza y ansiedad, por lo que es fácil entender que las parejas abandonen los tratamientos de reproducción, tanto que después del segundo o tercer ciclo el abandono llega a un sesenta por ciento.

    A pesar de que los científicos no tienen aún claro si la ansiedad puede disminuir la posibilidad de concebir un hijo, depende el estudio que se maneje, si tenemos algunos datos que nos pueden servir de guía para comprender la situación a la que se enfrenta la pareja que tiene dificultades. La capacidad ovulatoria puede verse afectada en un veinte por ciento y disminuye en un treinta por ciento la probabilidad de que el óvulo sea fecundado cuando se está sometido a estrés.

    A pesar de que no hay una relación probada del estrés y los problemas para concebir, lo mejor es eliminar los niveles de ansiedad y estrés para, por lo menos, llevar una vida más sana y tranquila.