Inicio Aprendizaje CELIACOS: VIVIR SIN GLUTEN

CELIACOS: VIVIR SIN GLUTEN

79
Compartir

 

Aunque el movimiento “sin gluten” se está convirtiendo en una opción gastronómica de moda, lo cierto es que no podemos tomarnos a broma la celiaquía, una enfermedad intestinal crónica muy común, caracterizada por la intolerancia al gluten.

 

 

Los padres al saber que uno de sus hijos es celiaco sienten cierta inseguridad o incluso temor, pero deben saber que el tratamiento que deben seguir es eliminar el gluten de la dieta de su hijo y que, lo que es más importante, no caer en la tentación de preparar comidas aburridas, e informar a todas las personas del entorno del niño de su problema de celiaquía, para así evitar en la medida de lo posible que al niño le ofrezcan alimentos con gluten.

 

Según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) la prevalencia de la enfermedad en España es uno de cada cien individuos, muy similar a la europea. Esa intolerancia al gluten suele diagnosticarse entre el primer y el tercer año de vida, en los niños, aunque también en la edad adulta, entre los treinta y los cincuenta.

 

Más datos sobre esta enfermedad nos señalan que la frecuencia es cinco veces superior en niños que en adultos y que afecta principalmente a personas de raza blanca, más frecuentemente en mujeres que en hombres y es hereditaria.

 

CUIDADO CON LOS CEREALES

 Para empezar, señalaremos que el gluten es una glucoproteína que se encuentra en los cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena. A su vez, el gluten está compuesto por la gliadina y la glutenina. Este cereal en las personas sanas no afecta nada, sin embargo en los niños que tienen intolerancia o alergia al gluten producen problemas autoinmunitarios, que es la enfermedad celiaca, alérgicos, como alergia respiratoria, la alimentaria o la de contacto.

 

La enfermedad celiaca es una enfermedad autoinmune, se caracteriza por una intolerancia permanente y crónica al gluten y causa una lesión de la mucosa del intestino delgado que provoca una atrofia de las vellosidades intestinales y como consecuencia una inadecuada absorción de los nutrientes que tomamos como proteínas, hidratos de carbono, grasas, sales minerales y vitaminas.

 

Por desgracia no existe ningún tipo de prevención, puesto que es una enfermedad autoinmune y con factores genéticos.

 

Como ya hemos señalado, en niños se suele diagnosticar entre el primer y el tercer año de vida, así que es importante que se acuda al pediatra cuando el niño no gana peso a pesar de que come bien, o ante cuadros de diarreas, o notar que el abdomen esta hinchado.

 

Para un diagnóstico se realiza un estudio genético, estudio inmunológico pidiendo anticuerpos antitransglutaminasa, y antiendomisio, pruebas cutáneas para saber si el niño presenta una reacción alérgica; endoscopia intestinal para observar el intestino delgado superior y tomar una biopsia para ser analizada y ver si hay lesión del tejido biopsiado.

 SÍNTOMAS DE LA CELIAQUÍA

  1.  Diarrea crónica,
  2.  Abdomen abombado,
  3.  Estreñimiento,
  4.  A veces vómitos,
  5.  Anemia,
  6.  Dolor de cabeza,
  7.  Y si evoluciona mucho sin diagnosticarla, produce raquitismo y desnutrición  grave. 

CONSEJOS DEL PEDIATRA

  1.  Comunicación fluida entre padres e hijos, no ocultar al niño su enfermedad o evitar de tratar el tema dando por hecho que no le va a comprender, no le ayuda ni a entender su condición ni a aprender a convivir con ella.
  2.  La información debe producirse lo antes posible, respondiendo siempre a las dudas e inquietudes del niño.
  3.  Enseñar al niño lo que puede comer y lo que no, es tan sencillo como preparar una lista de alimentos y otra lista de lo que no puede comer.
  4.  Seguir una dieta equilibrada.
  5.  Comer en familia.

 

LA “CHIQUILISTA” PARA CELIACOS

FACE confecciona anualmente la Chiquilista (para los más pequeños) y la Lista de Alimentos aptos para celiacos en las que se recogen marcas y productos, de aquellos fabricantes que han comunicado a FACE la ausencia de gluten en los mismos (conforme a los requisitos exigidos por FACE) para facilitar su elección al consumidor, pero siempre con carácter informativo. La responsabilidad final de esta información será siempre del fabricante que suministra la relación de sus productos aptos para celíacos

Esta lista se encuentra sujeta a las posibles modificaciones que el fabricante realice sobre sus productos, por lo que es conveniente leer siempre la etiqueta del producto que se adquiere, aunque figure en la lista y se compre siempre el mismo, ya que el fabricante podría haber variado su composición sin comunicárselo a FACE.

Para conseguirlas manda un mail a info@celiacos.org o ponte directamente en contacto con FACE llamando al número de teléfono 91 547 54 11 / 617 480 228

 

Dr. Francisco Pozo. Director Médico de Policlínica Longares

Fotos: Shutterstock