Inicio Cuidados BENEFICIOS QUE APORTAN LAS MASCOTAS A LOS NIÑOS

BENEFICIOS QUE APORTAN LAS MASCOTAS A LOS NIÑOS

110
Compartir

Los niños y los animales se atraen y si hablamos de los perros, los pequeños sienten verdadera debilidad por ellos. Está comprobado científicamente que los perros aportan muchos beneficios a los más peques de la casa, pero si estás pensando en adquirir o adoptar uno, debes meditarlo bien, porque te comprometes a cuidarlo por el resto de su vida, no es un bonito peluche para una temporada. Para que tomes la decisión más correcta te señalamos los beneficios que va a aportar y también las obligaciones que conlleva.

 

Un perro en casa va a aportar a tu hijo muchos beneficios, pero debes saber que es un ser vivo que debes cuidar hasta el final de sus días. No hay vuelta atrás, por eso debes elegir bien el tipo de perro o mascota que vas a llevar a tu casa, porque todos no están indicados para niños pequeños. Debes saber cuánto va a crecer, qué carácter tiene, qué cuidados requiere. Y, sobre todo, que va a estar con vosotros los próximos doce o quince años.

Los niños y los perros se atraen. Desde muy pequeños sienten una simpatía natural hacia los amigos de cuatro patas, y de cómo sea la influencia de los padres dependerá el trato que tengan en el futuro con esos animales. La llegada de un perro cambiará las rutinas, pero, si hacemos las cosas bien, también notaremos la armonía que se creará en la convivencia entre niños y perros.

UN AMIGO ÚNICO

Una de las relaciones más positivas para un niño es la que establece con su perro, un animal que le aporta numerosas enseñanzas positivas  como espontaneidad, desarrollo de la comunicación no verbal, empatía, etc. Se ha comprobado que los niños que tienen perro son mucho más activos y felices, pero, ante todo, el perro es un regulador y estabilizador de la conducta infantil.

El trato con el perro permite que los más pequeños aprendan la importancia del afecto y el respeto sin esperar nada a cambio. Estimula su afectividad y generará actitudes responsables, si sus padres les encargan de su cuidado, en la medida de lo posible y siempre teniendo en cuenta la edad del niño. También ayuda a que el pequeño sea más sociable y le potencia virtudes tales como la sensibilidad y la comprensión hacia otros seres vivos.

Diversos estudios científicos avalan los beneficios que aportan los perros a los niños, hasta el extremo de que se hayan convertido en terapeutas de primer orden para niños con problemas de comunicación.

Si estás decidido a llevar un perro a tu casa, que no sea un impulso, pregunta en tiendas especializadas y a profesionales, para que el perro que va a compartir vuestra vida sea el más indicado.

 

BENEFICIOS QUE LE APORTARÁ A  TU HIJO

– Estimula la sensibilidad del niño

– Desarrolla la afectividad

– Crea actitudes responsables cuando es encargado por los padres de ciertas labores de mantenimiento del animal (darle de comer, cepillarle, etc.)

– Ayuda a que los niños sean más sociables

– El niño aprende a respetar las normas creadas por los padres en su relación con el perro.

 

CÓMO DEBE SER UN PERRO PARA NIÑOS

– No debe ser temeroso ni nervioso

– Debe ser sencillo de educar y con un temperamento sumiso

– No debe ser sensible al ruido

– Debe ser muy activo y juguetón

– Debe ser capaz de tolerar los empujones de los niños sin irritarse con facilidad

 

 UN CONSEJO

Veterinarios y pediatras tienen una norma universal que postula: “No debe dejarse a un niño de menos de tres años y a un perro juntos sin vigilancia”. Es decir, no se deja al niño para ir a responder al teléfono, ir a abrir la puerta. NO! Hay que irse con el niño y el perro, pero NUNCA le dejaremos juntos solos. Tampoco les dejaremos que jueguen juntos en el suelo si estamos viendo la televisión o leyendo, porque nuestra atención no está con ello. A pesar de que nos parezca que conocemos a nuestro perro, y creamos que nuestro hijo es un ‘santo’ la velocidad de reacción del perro es tal que no nos permite ver lo que ha pasado, nos damos cuenta de que algo ha ocurrido cuando nuestro hijo grita o llora.